Boda “internacional” en Gran Canaria,  en la Finca Escudero, que comenzaba con los preparativos a mediodía. Elena, canaria, junto con sus mejores amigas y familiares más próxima, se preparaba en una de las habitaciones de la casa. Florian, alemán, esperaba junto con los suyos, su familia y sus mejores amigos de la infancia, desplazados desde Alemania hasta esta boda en Gran Canaria . Diferentes personas, diferentes países, unidos por Bruselas, donde se conocieron y viven. Diferentes amigos también, la boda de las culturas!

Elena vestía un precioso diseño de Atelier Laure de Sagazan. Como nota diferente, Elena y Florian tuvieron un “first look”, es decir, se vieron justo antes de la ceremonia, y entraron juntos al lugar donde se celebraría la boda.  Música de fondo gracias al hermano de Elena, que amenizó la ceremonia. Y sus mejores amigos, que quisieron dedicarles unas palabras.

Y para celebración, dispusieron un catering,  a base de comida alemana-canaria, una fusión diferente para la procedencia de los invitados en a la finca. El sonido estuvo a cargo de Grupo Ruido.

Una escapada a los viñedos, donde pudimos hacer una pequeña sesión, una finca que esconde preciosos lugares. Y la fiesta, que contó con bailes y juegos tradicionales alemanes, curioso!.

Siempre agradecido a mi amigo y gran fotógrafo, Carlos Diaz-Recio, por su colaboración en este reportaje!!