La Boda de Ana y Efrén

Comenzamos los preparativos de la novia en La Finca Los Pinos, lugar ideal, inspirador y  lleno de luz, donde impera el silencio de la naturaleza, solo roto por el silbido del viento entre los pinos. Un ambiente relajado y divertido, la tranquilidad de Ana es su sello. Y allí, en una de las estancias, el vestido de Aurelia Gil, listo para su momento. El novio, igual de tranquilo, se prepara en su Teror natal.

La Basilica de Nuestra Señora de Pino, Patrona de Gran Canaria, es el lugar del enlace, donde de manera algo atípica, Ana llegaba caminando por la calle principal.

De nuevo,volvemos a La Finca Los Pinos, donde aguarda el almuerzo  y  la fiesta, hasta bien entrada la madrugada.

El postboda, siendo ellos unos “runners” de pro, nos fuimos al centro de Gran Canaria y allí encontramos unas localizaciones de ensueño hasta la puesta de sol.